Novedades

El sistema autónomo de Tesla, otra vez en el ojo de la tormenta

En Estados Unidos, un Model S se llevó puesto a un patrullero y una ambulancia. Su conductor aseguró que estaba utilizando el Autopilot.

El sistema autónomo de Tesla, otra vez en el ojo de la tormenta

Tesla vuelve a estar en el centro de la polémica por un accidente. Ocurrió ayer por la tarde en cercanías a la localidad de Benson, Estados Unidos, cuando un Model S impactó contra un patrullero, que a su vez golpeó a una ambulancia. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas fatales.

Acontecido en la Ruta Interestatal 10, el siniestro se habría generado tras un fallo del sistema Autopilot, que permite que el Tesla se conduzca de forma semiautónoma. Así lo aseguró su conductor, un hombre de 23 años que sufrió heridas graves pero que no pusieron en riesgo su vida, según informaron autoridades locales. La investigación sobre el hecho ya está en curso, por lo que el joven será sometido a estudios para comprobar si estaba o no conduciendo bajo los efectos de alguna sustancia. 

Con respecto a los ocupantes de los otros vehículos, ni el policía conductor del patrullero -que se encontraba fuera del mismo al momento del impacto- ni los integrantes de la ambulancia sufrieron heridas.

Tesla y el Autopilot, los antecedentes

Imagen del accidente acontecido en marzo de 2018 con un Tesla Model X, que terminó con la vida de su conductor.

Esta no es la primera vez que la marca de vehículos eléctricos está en el ojo de la tormenta por su sistema semiautónomo:

A mediados de 2018 una mujer estrelló su Tesla Model S contra un camión mientras utilizaba el Autopilot. Pudo contarla.

Según Tesla, el Autopilot está ubicado en el nivel 2 de los sistemas asistidos/autónomos, por lo que no suplanta la conducción, sino que simplemente ofrece mayores asistencias que las incluidas en la mayoría de los vehículos que están en el mercado. Eso no quiere decir que el conductor deba mantenerse alejado del volante, sino todo lo contrario: tiene que permanecer alerta y con el control de la situación.

El problema reside cuando el propio Elon Musk, dueño de la compañía, hace alarde del sistema y suelta las manos del volante, tal como lo hizo en algunas entrevistas. Entonces, ¿en qué quedamos?

¿Hubo fallas en la comunicación de Tesla sobre el sistema o la gente confía demasiado en él? ¿Qué pensás?

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas