Prueba Peugeot 3008: Spa Utility Vehicle
3/1/2018 Pruebas de manejo

Prueba Peugeot 3008: Spa Utility Vehicle

Un SUV con mucho equipamiento y confort ¿Alcanza para diferenciarse?

Peugeot 3008 a prueba

La nueva generación del Peugeot 3008 llegó por fin a nuestro país. Es un vehículo que entra por la puerta grande, como esas personas que apenas conocés pero de las que ya te hablaron maravillas con anterioridad. Y esas maravillas vienen en forma de laureles, ya que este SUV cuenta con el título de Car of the Year 2017, siendo el primero en su segmento en llevarse este galardón. Es como si de repente un tipo de 120 Kg. le gane a varios keniatas una maratón olímpica, indudablemente algo especial tiene que tener.

Y entre todas las cosas que te voy a contar ahora, una de las más importantes es el contexto. Estamos en un mundo que está virando a este segmento, haciendo que el mercado de los SUV crezca espectacularmente. El porqué de esta cuestión demanda una mirada prácticamente socio-psicológica, donde podríamos entender que en la vorágine actual, con cataratas de información y ocupaciones que inundan la vida de las personas, muchas se ven atrapadas en una cotidianeidad exasperante, haciendo necesario (al menos con un vehículo) sentir que se pueden escapar, que es posible tomar otro camino. Lo chistoso de la cuestión es que la gente que busca la libertad comprándose un vehículo aventurero a veces recurre a la condena del financiamiento, pero ese es otro tema.

estamos en un mundo que está virando a este segmento

Ya sé lo que estás pensando y te pido disculpas, pero no es casualidad que me vaya por las ramas. El Peugeot 3008 invita constantemente a eso, a explayarse, a contar, a descubrir cosas nuevas. Durante su evento de lanzamiento lo estuvimos manejando por la zona de la ciudad de El Calafate, atravesando caminos enmarcados en lagos turquesas y montañas coronadas de nieves eternas. Pensé que iba a ser un evento (y un vehículo) como tantos otros, pero me terminé llevando varias sorpresas, aprendiendo varias cosas y sintiéndome, por primera vez en mis 30 años, un poquito viejo. Hay demasiados chiches tecnológicos que hoy son exóticos, pero quizás sean moneda corriente en unos años. Ahora pudimos tenerlo por más tiempo para manejarlo en la ciudad y acá te lo contamos.

Versiones y mecánica

El Peugeot 3008 se lanza con 3 versiones y 2 niveles de equipamiento: tenemos como entrada de gama a la versión Allure, con un motor naftero 1.6 THP (turbo + inyección directa) de 165 CV y 240 Nm, que ya lo conocemos de otros modelos de la marca como el 208 GT y por encima la versión GTLine, disponible con 2 motorizaciones; el mismo naftero de 1.6L THP o también un turbodiésel de 2 litros con 150 CV y 370 Nm. En esta prueba manejamos la versión GTLine con motor naftero, ya que la opción Diésel la manejamos durante el evento de lanzamiento (ver video).

Cabe recordar que ambas motorizaciones están emparentadas a una caja automática de 6 marchas que lleva la fuerza exclusivamente al eje delantero. Sí, lamentablemente el Peugeot 3008 carece de tracción 4x4 en cualquiera de sus versiones, y no es por culpa de Peugeot Argentina al momento de decidir qué opciones importar desde Francia, sino que el 3008 prescinde de esta opción en todo el mundo.

Diseño

Definitivamente, uno de los apartados donde el 3008 se destaca. Es quizás uno de los vehículos más distintos del mercado, con una propuesta agresiva basada en líneas filosas y proporciones que dan idea de robustez. Esto no es casualidad, ya que la marca busca con esta generación asentar la idea que estamos frente a un SUV y no un crossover.

uno de los vehículos más distintos del mercado

Tenemos que darle la derecha en que han logrado transmitir fuerza sin perder elegancia, con varios detalles exteriores en cromo y negro piano, que combinan perfectamente con el color Metallic Cooper de la unidad de prueba.

Equipamiento y Seguridad

La versión GT Line 1.6 THP que probamos equipa el “Pack ADAS” que consiste en luces full LED, techo panorámico eléctrico, sistema de audio hi-fi de la marca Focal, tapizados de cuero y butaca del conductor con 8 opciones de regulación. Además suma varios ítems de asistencia a la conducción, pero de eso te voy a hablar en un rato.

Para empezar quiero detenerme en el equipamiento de confort, específicamente con el tema de las áreas, los ambientes. Parece un locuaz truco de marketing, una jugarreta lingüística para jugar con la simbología de tener una casa adentro del auto, sumando la promesa de que es personalizable. Sinceramente encaré esta cuestión con todo el escepticismo posible, pero ahora que lo experimenté puedo jurar que es verdad.

encaré esta cuestión con escepticismo, pero es verdad

Me subí a varios vehículos de alta gama, pero el Peugeot 3008 me hizo sentir algo distinto. Uno puede elegir entre los ambientes Relax y Boost, dependiendo de cómo le venga el día. Cada modo es integral, se crea realmente un espacio, donde se modifica la respuesta del acelerador, cambia el mapeo del motor (adivinaste, más picante y rumoroso en el ambiente Boost) la iluminación interior, (con un sutil detalle LED en la consola, techo y puertas) diversas funciones de masajes en las butacas y hasta los olores. Sí, este auto es el primero al que me subo donde dependiendo de tu estado de ánimo o el que quieras generar, el aroma cambia. Esto es posible gracias a la colaboración de Antoine Lie, perfumista francés que diseñó 3 fragancias que responden a distintas áreas emocionales.

Además de estos mimos a los sentidos, en materia de seguridad tenemos 6 airbags, Control de Estabilidad (ESP), Control de Tracción, anclajes ISOFIX, cinturones de 3 puntos en todas las plazas y además un paquete de tecnología que juega con la semi-autonomía de manejo, ahora sí con algunas cosas que ya podemos ver en algunos exponentes Premium en nuestro mercado como el control de velocidad crucero adaptativo, asistente de mantenimiento de carril o el estacionamiento automático (para ver cómo funcionan, mirá el video que acompaña esta nota).

A estas funciones el nuevo 3008 las expone mediante un instrumental enteramente digital, también personalizable, que parece ser un futuro promisorio para todos aquellos que a veces nos quejamos de la falta de información. Ahora hay tanta que tenés que elegir qué querés ver.

Comportamiento Dinámico

Manejamos al nuevo Peugeot 3008 por varios kilómetros, en su mayoría de asfalto. En ciudad tenemos una buena visibilidad, su capó recto se deja ver constantemente y las diversas ayudas y alertas nos permiten movernos por el tránsito con seguridad. La posición de manejo que logramos con esta 3ra generación del i-Cockpit es cómoda, aunque para algunos en un principio se van a sentir extraños al doblar una esquina usando este volante. Mi consejo: dale tiempo.

En el circuito urbano se nota que la puesta a punto de la suspensión es algo seca, mas que nada en el eje trasero. En este ámbito conseguimos un consumo de 10L/100 Km circulando con tránsito pesado, bajando a 9L/100 Km con tránsito fluido.

la suspensión es algo seca, mas que nada en el eje trasero

En ruta, esta configuración cobra sentido, ya que influye directamente en el aplomo del vehículo. Circulando a velocidades altas, pasando curvas cerradas y distintas lomadas y badenes, el 3008 nunca deja de sentirse bien firme, con mucho menos rolido que el esperado para un vehículo con esta silueta. En este ámbito el consumo a 120 Km/h se situó en los 7.5L/100 Km.

Conclusión: ¿Cuánto importa el diseño, confort ambiental y la tecnología en este auto?

En este caso, mucho. Estos ítems son lo que lo diferencian de sus competidores directos, muchos de ellos con una motorización y complejidad mecánica superior, siendo quizás la más determinante la tracción integral, que el 3008 no posee. Si lo emparentamos en precio tenemos competidores que ya son míticos en este segmento, con representantes coreanos, japoneses y hasta algún alemán. Por eso era necesario proponer algo distinto para diferenciarse.

La valorización que se hace de estos aspectos es bien personal. Seguramente a los viejos metalmecánicos poco les importe las asistencias al manejo o un masaje con notas olfativas de cedro norteamericano, pero justamente de esta gente es de la que prescinde Peugeot con este auto. Se apuesta a un público geek y sofisticado, obviamente con el capital suficiente para sortear un precio poco accesible y con ganas de tener en sus manos al que fue por muchos el mejor vehículo del 2017. Yo no voy a ir tan lejos (tampoco es que manejé todos) pero doy fé que se merece sus laureles. El nuevo Peugeot 3008 no es una opción desapercibida entre los SUV que existen en el mercado, sino que apuesta fuerte por la tecnología y el confort, como si se tratase de un spa sobre ruedas.

 

Galería Peugeot 3008 a prueba

Peugeot 3008 a prueba

1 de 23

¿Qué opinás? Contanos