Mundial 2018: ¿Qué auto es cada jugador de la Selección Argentina? Parte 2
6/6/2018 Novedades

Mundial 2018: ¿Qué auto es cada jugador de la Selección Argentina? Parte 2

En esta segunda entrega te mostramos qué autos serían los mediocampistas de nuestra Selección.

¿Qué auto es cada jugador de la Selección Argentina?

Viene de la Parte 1

Llega la Copa del Mundo y estamos todos pendiente. Seas un fanático irrecuperable o bien no sepas ni siquiera que se juega con una pelota redonda, nadie tiene tanta capacidad de abstracción. En Autocosmos no quisimos ser menos y nos pusimos a pensar en nuestra lista. Sí, jugamos a ser Jorge Sampaoli y decidimos analizar con autos a los 23 jugadores que se pondrán la celeste y blanca en Rusia.

Así preparamos este especial mundialista que responde a la pregunta ¿qué auto sería cada jugador? En la primera entrega te contamos los parecidos que vimos entre los arqueros y los defensores y ahora nos toca un punto caliente, el mediocampo. Mascherano, Biglia, Acuña... los jugadores pasaron por nuestro taller y se convirtieron en coches, mirá:

Marcos Acuña - Citroën C4 Cactus

“Le Crossover”... ¿el Huevo es lateral, carrilero o volante ofensivo? ¿El C4 Cactus es un hatchback, una SUV o un mediano? Nada de eso: son modelos con una esencia propia, capaces de solucionar problemas variopintos. Con looks bastante particulares, tanto el emblema de los airbumps como el exjugador de Racing saben que los pueden raspar… y están preparados para ello.

Eduardo Salvio - Peugeot 2008

Como Acuña, el Toto puede cumplir varios roles en el esquema de Sampaoli. Tanto la SUV del León como el jugador del Benfica no son especialmente populares, pero dan la sensación de cumplir para los que apuestan a ellos, tanto si es de 4 o de 8, o bien de pequeña 3008 o aventurero 208.

Javier Mascherano – IKA Torino

Un símbolo por sí mismo, un ícono argentino. Para algunos es indiscutible, otros dicen que ya está muy viejo y fuera de estado para competir contra las nuevas generaciones. Tanto “El jefecito” como el “Toro” comparten el mote de clásicos, y como tales deben hacerle frente a lo que se espera de ellos por su historia.

Lucas Biglia – Alfa Romeo Giulia

Fino, con clase, juega en Italia y carga con el estigma de la fragilidad. Los Alfa se hicieron fama de romperse seguido y el mediocampista carga con la misma cruz. Quizás necesite un poco de suerte (un trébol de cuatro hojas nunca está de mas) ya que cuando está al 100% puede dar muchísimo al equipo, simplemente tiene que tener pista libre para demostrarlo.

Ever Banega - Volkswagen Polo

Tiene historia en la Argentina, pero con ausencias importantes y prolongadas. No hay consenso sobre él. Algunos le tienen fe y otros son más escépticos. La realidad es que tanto Banega como el Polo están en Argentina y, si bien persisten dudas, todos esperamos un buen rendimiento, digno de sus mejores épocas.

Giovanni Lo Celso - MINI Cooper

 
 
Son la variante cool y escurridiza. Lo Celso (22 años y 1,77 m) quiere demostrar que no es solamente una cara bonita y un buen paso por Rosario Central. El MINI, por su parte, deja en claro que no es apenas un modelo “lindo”, sino un verdadero ícono de la industria británica.

Manuel Lanzini - Toyota 86

Veloz y decidido, el jugador del West Ham se metió en la lista final a fuerza de una gran demostración contra Italia. Al igual que el deportivo japonés, conjuga en su esencia ir del punto A al B con mucha confianza, junto a una buena dosis de rapidez necesaria para traer la diversión.

ACTUALIZACIÓN: Lanzini se pierde el Mundial por una rotura de ligamentos cruzados durante un entrenamiento, por suerte el service de Toyota tiene muy buena reputación, esperamos que se mejore pronto.

Maximiliano Meza - DS 3 Performance Coupé

Tanto la versión más rabiosa del modelo francés como el jugador de Independiente sorprendieron a propios y a extraños cuando les tocó salir a la pista/cancha. Ausentes en los planes de la mayoría, los dos ofrecen un gran desempeño y desfachatez amparados en el bajo perfil derivado de recién aparecer bajo los reflectores.

Continúa en la Parte 3

¿Qué opinás? Contanos