Test drive

Test comparativo: Jeep Renegade Vs VW T-Cross

Tienen precios muy similares, pero propuestas muy diferentes para el segmento SUV B

Test comparativo: Jeep Renegade vs. VW T-Cross

Hace unos pocos años Jeep desembarcó en uno de los segmentos de mayor crecimiento en nuestro mercado, el de los SUV B. Volkswagen tardó más y de hecho es el último jugador grande en entrar a este espacio que cada vez tiene más y más propuestas.

ambos atacan al mismo segmento, pero de maneras muy diferentes

¿Cuál es mejor? En lugar de decírtelo, analicemos las dos propuestas para que vos saques tus conclusiones, porque ambos atacan al mismo segmento, pero de maneras muy diferentes.

Diseño: Legado Vs. el nuevo

Al ser nuevo para la marca en el segmento B, el Renegade recogió todo su legado para dejar claro que se trata de un Jeep: 7 ranuras, faros redondos, guardabarros cuadradotes, una réplica de los bidones de nafta en las luces traseras, y la lista sigue…

El T-Cross es nuevo y apuesta a mostrar eso, especialmente mostrando la capacidad que tiene la marca para doblar la chapa de maneras impresionantes. Parrilla alargada, pilar trasero grueso y sobre todo ese plafón negro que une las luces traseras son parte de ese repertorio.

lo que más diferencia sus propuestas son las proporciones

Creo que más allá del estilo, lo que más diferencia sus propuestas son las proporciones, el Jeep parece más corto, angosto y sobre todo alto, la Volkswagen se siente más baja, ancha y tiene mayor distancia entre ejes. Todo esto también tiene su influencia en el interior.

Interior 4:3 Vs 16:9

Entras al Renegade y te llama la atención tanto la altura del techo como el parabrisas tirando a cuadrado, como las TV de tubo y su formato 4:3. Pasas al T-Cross y el parabrisas se siente más alargado como una pantalla widescreen (16:9).

Además de esto, en cada detalle el Jeep apela a toda la nostalgia posible. El tablero tiene materiales suaves al tacto y casi no hay juntas, así que cuesta criticar su ensamblado. En el VW los plásticos son duros al tacto y se aprecia la calidad milimétrica de uniones, así como la solidez. El SUV gringo se queda con decorados sobrios, oscuros, el alemán va por grandes superficies en colores diferenciados.

Respecto de la practicidad, ambos tienen varios espacios, incluyendo debajo del apoyabrazos, pero el Renegade gana en cantidad (hasta tiene un espacio debajo del asiento del acompañante) y en calidad con engomado en cada posa-algo. En ambos las cosas están a mano, aunque el T-Cross apuesta por una mayor simplicidad.

Equipamiento y Multimedia

Probamos las versiones Longitude y Highline… en realidad el T-Cross tenía el pack Hero que suma un inmenso techo solar, estacionamiento automático y faros LED (entre otros) pero como el precio se dispara, a fines de la comparación omitamos estos ítems.

Vamos por las diferencias destacadas (el resto podés analizarlo vos usando el Comparador de Autocosmos). El T-Cross tiene apertura y encendido “sin llaves”, encendido automático de luces, y cuadro de instrumentos 100% digital, ambos tienen climatizador, pero en el Renegade es de dos vías, ambos tienen cámara de estacionamiento y sensores traseros, el VW suma los delanteros, ambos tienen control de crucero, el Jeep tiene freno de mano eléctrico, mientras que el otro es por palanca.

Los equipos multimedia siguen el mismo estilo de los dos modelos

Los equipos multimedia siguen el mismo estilo de los dos modelos, el del Jeep es marginalmente más grande (8,4 Vs. 8 pulgadas) pero sobre todo es más cuadrado, mientras el de la VW es más alargado. Ambos tienen capacidad para Android Auto y Apple Carplay, pero el de los alemanes incluye navegador propio.

Asientos traseros, baúl y auxilio

Atrás,el T-Cross saca a relucir su mayor distancia entre ejes que se traduce en más espacio para las piernas. También se siente más ancho, incluye dos puertos USB y salidas de aireación, mientras que el Jeep ofrece un solo USB y gana en despeje al techo.

el T-Cross saca a relucir su mayor distancia entre ejes

Los baúles tienen capacidades similares, solo que el de la T-Cross tiene un piso doble que se puede bajar aumentando la capacidad. Lamentablemente debajo esconde un auxilio que no es de la misma medida que las ruedas titulares. Acá Jeep le da un cross a VW con una rueda homogénea, tanto en medidas como en llanta.

Seguridad

Todas las T-Cross vienen con 6 airbags de serie, lo que la ayudó a obtener las 5 estrellas en las pruebas de LatinNCAP. El Renegade tenía la misma marca, pero la obtuvo con un protocolo anterior (menos exigente) así que no lo podemos tener en cuenta; además, los entrada de gama tienen solo 2 airbags. Sin embargo, la versión Longitude hincha el pecho y saca a relucir 7 airbags (incluyendo el de rodillas para el conductor) y discos de freno traseros Vs. los de tambor de la T-Cross.

En ambos casos hay 5 apoyacabezas, 5 cinturones de 3 puntos, anclajes ISOFIX, ABS, ESP, etc.

Comportamiento dinámico

Vamos por lo que tienen en común, los dos tienen caja automática de 6 cambios y ninguno de los dos es rápido… Para este resultado el Jeep recurre al conocido 1.8L 16V eTorQ EVO de 130 CV y 182 Nm, el VW va por el 1.6L 16V MSi de 110 caballitos y 155 “torques”.

ninguno de los dos es rápido…

Si bien el de las siete ranuras tiene la ventaja en la ficha técnica, en la vida real no se nota tanto, en parte por la acción algo perezosa de la caja, en parte (creo yo) debido a su peso. En el 80 -120 el Renegade marca 11 segundos en D y 10 en 3º, mientras que el T-Cross demandó 10,5s en Drive y 10s rebajando a 3º. En ambos casos hay levas detrás del volante.

Respecto de los consumos, el T-Cross pidió 10,7 L/100 km para andar en la ciudad y 7 L/100 km a 120 km/h reales, mientras que el Renegade demandó 14L/100 km en la urbe y 9 L/100 km a 120 reales.

la diferencia se nota en el encare del comportamiento dinámico

Más allá delas prestaciones, también está la diferencia de encare en el comportamiento dinámico. Ya desde el volante te das cuenta de las diferencias, el gringo tiene un aro gigante y muy grueso, el germano igual el de un Polo o Virtus. El VW se siente más auto, con mayor compromiso entre confort y estabilidad (inclusive el perfil del caucho la vuelve algo áspero) mientras que el Jeep es todo confort y te hace sentir que puede encarar cualquier accidente del “off-road urbano” sin titubear o golpear abajo.

En ruta ambos están muy bien insonorizados, a tal punto que escuchás los retrovisores, especialmente en que Jeep que son como dos TV de 21” y te dan un mejor panorama de lo que pasa atrás.

Conclusiones

Ambos son buenos productos, bien hechos, refinados, seguros y lamentablemente algo lentos, especialmente a la hora de hacer sobrepasos en ruta. El Renegade gana en “Jeepitud” es decir recoge magistralmente todo el legado de la marca, el T-Cross apuesta más por la modernidad y se siente más como un auto.

Ambos son buenos productos, bien hechos, seguros y algo lentos

El T-Cross tiene más espacio y amenidades en los asientos traseros, el Jeep un auxilio homogéneo… y así podríamos seguir eternamente, pero la idea es contarte nuestras impresiones y mediciones para darte las mejores herramientas a la hora de elegir tu próximo SUV B, y eso incluye también al Comparador de Autocosmos y a la prueba que hicimos a casi todos los modelo del segmento, incluyendo una comparación entre la T-Cross y la HR-V.

¿Con cuál te quedás vos?

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos