Test drive

Test Peugeot 2008 THP Sport: Amigo turbo

Una opción versátil que se renueva para seguir vigente. ¿Cambia para mejor? Lo analizamos.

Test Peugeot 2008 THP 2020

En ese segmento tan concurrido y peleado que son los SUV compactos, hace rato que Peugeot tiene al 2008 como representante. Su posicionamiento (como suele hacer la marca) se caracteriza por estar en el rango superior de precios, ofreciendo un mayor refinamiento y equipamiento que sus contrincantes. Pero el tiempo pasó, muchas marcas se sumaron a la pelea, y poco a poco el Peugeot 2008 fue quedado relegado en la oferta. Hacía falta una renovación, y este restyling que nos llega desde Brasil es una propuesta interesante mientras esperamos la nueva generación que (se rumorea) se fabricará en Argentina.

Diseño

Para ponerse a tono con el lenguaje estético más reciente de la marca, que podemos ver en productos como el 3008 por ejemplo, el 2008 adopta la filosofía Sharp Design con el cambio mas notorio en su frontal, donde la parrilla se vuelve mas recta y pasa a incorporar el emblema del León dentro de ella, cuando antes estaba en el capó, que dicho sea de paso ahora tuvo que ser rediseñado para adaptarse al nuevo frontal. Otro cambio pasa por los plásticos que rodean los faros antinieblas y uno de los que más le van a gustar a los que piensen en renovar su 2008 es que ahora el paragolpes se rediseñó, ofreciendo un mayor ángulo de ataque de 23°.

Otra cuestión que cambia son los protectores de guardabarros, que ahora estarán presente en todas las versiones de la gama, nuevo diseño de llantas y atrás sólo cambia levemente el color del protector inferior, que pasa del gris al negro al igual que  las barras de techo, alerón y retrovisores. Estos cambios te pueden parecer leves para un modelo que se proclama como nuevo, pero vale la pena recordar que estamos bajo la misma estructura y que esto es una actualización, la última antes que se jubile esta plataforma.

vale la pena recordar que estamos bajo la misma plataforma

Interior y Equipamiento

Si ya conocés al Peugeot 2008, adentro no vas a encontrar ningún cambio radical, pero si es la primera vez que te acercás a un Peugeot actual te comento que sigue el esquema I-Cockpit, esto significa un volante de diámetro reducido que queda por debajo del tablero. Es raro al principio, pero puedo asegurarte que se vuelve muy cómodo en un par de minutos de manejo.

Entre las novedades está un nuevo esquema de colores para el tapizado de las butacas, que combina tela con cuero sintético, y algunos detalles menores. El tablero cuenta con una iluminación blanca para una mejor lectura de los instrumentos y el resto de la cabina se mantiene muy similar, con el ya conocido freno de mano tipo avión y decorados en negro piano y cromo.

Los plásticos son duros al tacto y al haber varios componentes, las juntas quedan visibles y algo filosas, algo que no me gustó tanto. Mas allá de eso los materiales y encastres se sienten firmes.

Entre el equipamiento destacado encontramos en esta versión Sport un climatizador bizona, techo panorámico fijo de enormes dimensiones, pantalla multimedia de 7” con conectividad para smartphones y cámara de retroceso pero sin navegador GPS propio y volante multifunción con regulación en altura y profundidad.

En cuanto a la comodidad, con la disposición I-Cockpit es fácil encontrar una posición placentera y las regulaciones del volante ayudan mucho. La visibilidad es buena y a bordo tenés varios espacios portaobjetos, algunos que estarían mejor si tuviesen el fondo engomado. En las plazas traseras dos adultos viajan cómodos, pero la tercer persona tendrá que lidiar con el “chichón” en el piso que no le dejará acomodar las piernas. Lo malo es que si atrás viajan dos, no van a poder tener un apoyabrazos, ni posavasos, ni salida de aire ni puerto USB. Lo que sí van a disfrutar es la descomunal superficie vidriada en el techo.

es fácil encontrar una posición de manejo placentera

El baúl está bien presentado, todo alfombrado y hasta con una luz de cortesía. Su capacidad de 402L es muy buena dentro de su segmento y se maximiza al reclinar las plazas traseras, que lamentablemente ya no ofrecen la opción de hacerlo por partes sino que se baja toda entera. Bajo el piso del baúl nos encontramos con una rueda de auxilio temporal en medidas 185/60 R15 en llanta de chapa, cuando las titulares son 205/60 R16 en llanta de aluminio. Una lástima que ni siquiera sean equivalentes (la de auxilio debería ser 185/70R15 al menos) y una mayor lástima no tener una rueda igual a las demás cuando hay espacio.

Mecánica y Seguridad

Lo que pasa bajo el capó es el punto más fuerte de esta versión en particular. Cabe recordar que el Peugeot 2008 se vende con dos motores, las versiones Active, Allure y Feline equipan el 1.6 VTi de 115 CV y 152 Nm con opciones MT6 o AT6, mientras que la versión Sport que estamos manejando es la única con el 1.6L THP (turbo) de 165 CV y 240 Nm, asociado exclusivamente a una caja manual de 6ta, siempre llevando la fuerza exclusivamente al tren delantero. Esta misma configuración mecánica ya la había probado el en 208 GT, y acá repite los laureles, pero de eso te voy a hablar en un rato.

Lo que pasa bajo el capó es el punto más fuerte de esta versión en particular

Toda la gama del renovado Peugeot 2008  cuenta con frenos a disco en todas las ruedas, 4 airbags, ISOFIX y cinturones de 3 puntos y apoyacabezas en las cinco plazas. Desde la versión Feline se suma airbags de cortina pero el Control de Estabilidad (ESP) solo está presente en la versión Sport como la que estamos probando. Esto es un punto muy negativo y que lo deja un escalón atrás frente a varios competidores, una lástima.

Comportamiento Dinámico

La primera sensación que tenés cuando salís a manejar el Peugeot 2008 es que es un auto muy amigable con quien lo conduce. Tiene una configuración de suspensión orientada al confort pero con un buen compromiso dinámico. Quizás el único punto débil es el tren delantero que se “descuelga”, un comportamiento muy típico no sólo de este modelo sino de esta plataforma. Tanto la dirección como los pedales son de fácil accionamiento, aunque a mi gusto quedaron un poco desconectados del feeling mecánico que me gusta sentir. Siento que es una contradicción que esta versión se llame Sport y tenga caja manual cuando lo que estoy manejando es un SUV compacto blando y amigable.

Lo Sport viene cuando apretás el acelerador. El 1.6 THP reacciona hermosamente, y sus 165 CV te permiten tener una gran agilidad en ciudad y en ruta.

Si salís del asfalto tenés un despeje de 200mm, suficientes para encarar imperfecciones con cierta confianza, pero tampoco es que contás con tracción integral como para hacer locuras. Peugeot te ofrece una ruedita denominada Grip Control, que en este caso setea el ESP para terrenos como nieve, barro o arena. Una ayudita electrónica pero nada mecánica.

En ciudad te manejás con buena visibilidad y una gran reacción, con un consumo promedio de 9.3L/100Km.

En ruta su comportamiento es bueno, quizás un poco sensible a vientos laterales pero con menos rolido del que suponía al tener esta configuración de suspensión. Nuevamente en este ámbito el 1.6 turbo pasa a ser la estrella y le permite una muy buena elasticidad, el 80-120Km/h lo hace en 11.2” en 6ta, 9.3” en 5ta, 7.5” en 4ta y finalmente en 6.3” en 3ra.

Viajando a 120 Km/h medidos por GPS (123 Km/h en el velocímetro) la caja manual de 6ta deja el motor en 2.600 rpm y con un consumo de 7.2 L/100 Km. Bastante bien para esta potencia.

Conclusiones

La renovación del Peugeot 2008 es un lavado de cara que permite poner al día a un modelo ya clásico entre la oferta de SUV compactos, que tiene una competencia cada vez más difícil. Quizás mucha gente quiera esperar a la nueva generación que seguramente se fabrique en Argentina, pero eso es algo que no sucederá hasta dentro de uno o dos años. En el mientras tanto, tenemos un modelo al que le puedo criticar un restyling demasiado sutil, (el único cambio importante es en la trompa) una suspensión que delata vicios de la plataforma y un equipamiento de seguridad excluyente, donde si querés tener un Control de Estabilidad tenés que pagar por la versión mas cara. Recordemos que el ESP será obligatorio en autos nuevos dentro de poco tiempo. 

A su favor la principal carta fuerte es que esta versión en particular está prácticamente sobremotorizada, los 165 CV mueven al vehículo con una gran agilidad y por si fuera poco el motor a cambio sólo te pide un bajo consumo de combustible. El Peugeot 2008 es un vehículo amigable, fácil de manejar y que tiene varios chiches para seguir siendo una opción interesante dentro del segmento.

 

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos